¿Sabías que los desinformadores recuperan hechos del pasado y los venden como actuales?, ¿sabías que los publican y no ubican dónde ha pasado?, ¿o que te comparan falsas ayudas con lo que recibe una viuda o un niño con discapacidad? Pues sí, lo hacen.

Los desinformadores recuperan un hecho del pasado y lo hacen pasar por actual, aunque ese suceso haya ocurrido de verdad. Publican un hecho que ocurre en otro país y te hacen creer que es en España. Y comparan ayudas entre colectivos vulnerables para generarte indignación.

En Maldita.es te contamos cinco estrategias que los desinformadores utilizan para colarnos el discurso del odio en torno a las personas migrantes, refugiadas y musulmanas. Esas acciones son perjudiciales cuando tienen una clara intención de moldear el estado de opinión sobre distintos temas, como puede ser la inmigración.

Os lo contamos:

1. Recuperar hechos del pasado:

Es una tendencia que se usa cada vez más y que en algunos casos aprovechan para criminalizar a una comunidad o un colectivo concreto. Un ejemplo de ello es un contenido publicado el 1 de septiembre de 2019 por la web Nación Digital en el que se contaba cómo un hombre había degollado a otro en un salón de juegos de Palma (Mallorca).

Ese suceso es real, pero ocurrió el 1 de septiembre de 2018. Es decir, lo publicaron cuando se cumplía exactamente un año desde el incidente. Esto ya de por sí es desinformar, pero es que la Nación Digital también añade en su titular que se trata de una última hora, cosa que es falsa.

A la izquierda, captura de la noticia publicada el 1 de septiembre de 2018 por Última Hora; a la derecha, captura del contenido publicado un año después por La Nación Digital.

De esa misma agresión se hizo eco la web Mediterráneo Digital en 2018, cuando de verdad se había producido. Sin embargo, han empezado a difundirlo también en septiembre de 2019 a través de sus redes sociales, haciéndolo pasar por actual.

Mediterráneo Digital también publicó el 4 septiembre de 2019 que un menor llegado en patera «viola a la primera educadora social que e encuentra» en un centro de menores de Palma. Sin embargo, se refiere a un suceso que ocurrió realmente en febrero de este año, como ya informaron los medios baleares Última Hora y Diario de Mallorca, que titularon «Un menor llegado en patera intenta violar en Palma a una educadora» y «Detenido un menor por intentar violar a una monitora de un centro de acogida de Palma», respectivamente.

Otro ejemplo, es esta publicación titulada «200 inmigrantes saltan la valla de Melilla y le cortan la oreja con un garfio a un Guardia Civil» que se resacó en redes como si fuese un suceso actual. Ocurrió en 2018 y un año después, en enero de 2019, volvió a publicarse.

Como decimos, descontextualizar en el tiempo un suceso real también es desinformar.

2. Catalogar sucesos que ocurren en otros países como si hubieran ocurrido en España

También se publican sucesos que ocurren en otros países como si hubieran pasado en España etiquetándolos en la categoría de «Sucesos España»Un ejemplo de ello es esta pieza titulada: «Un boliviano viola a su hija de 13 años ‘como regalo de cumpleaños». Sucedió, como sí indican dentro del texto, en Bolivia, en el municipio rural de Chipaya, en Oruro.

El caso fue publicado por la prensa local como La Patria ATB Oruro donde Carmen Miranda Vargas, responsable de la Dirección de Igualdad Oportunidades (DIO) del Municipio de Oruro (Bolivia), indicó que «una muchacha de 13 años de edad fue agredida sexualmente por su progenitor» poniendo como excusa el reciente cumpleaños de la joven.

3. Hacer falsas comparaciones sobre ayudas a extranjeros

Estas comparaciones que se mueven en redes también buscan desinformar y sembrar el discurso del odio frente a la personas migrantes y refugiadas. Por ejemplo, esta comparación de una supuesta paga a un MENA y lo que recibe una viuda es un bulo.

Un menor extranjero no acompañado no recibe 664 euros. Para desmentirlo hemos contactado con las 17 comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, encargado de esta temática. Todas las fuentes contactadas (a excepción de Murcia de la que no hemos recibido respuesta a pesar de ser contactada en reiteradas ocasiones) nos confirman que un menor extranjero no acompañado no recibe 664 euros.

Otro caso es esta comparación de lo que recibe un hijo y un MENA, que también es un bulo. Dice el mensaje: «Un mena entra ilegal a España, fuerte y con salud le dan una paga hasta los 23 años, sin comprobar nada, este no es el país para mi hijo». Esto no es ciertoComo decimos, un MENA no recibe «una paga» por parte de la Administración hasta los 23 años.

Con respecto a la parte del mensaje que dice «mi hijo de 6 años de edad con una minusvalía del 70% le han aprobado una paga, hasta que cumpla los 7 años que lo vuelven a valorar», desde Maldita.es no entramos a valorar la cuantía o las condiciones en las que se otorgan dichas ayudas.

4. Publicar sin pruebas vídeos y fotos de comida tirada acusando a extranjeros

Imágenes de alimentos como galletas, azúcar o legumbres colocados encima de un contenedor amarillo o tirados en el césped van acompañadas de frases como «musulmanes echando la comida, que les da Cáritas y Cruz Roja».

Ninguna de las imágenes aportan pruebas de lo que aseguran, no muestran a las personas que han dejado la comida, pero acusan a musulmanes e inmigrantes de que han sido ellos los que han desperdiciado esos productos. La realidad es que son fotos aisladas de los productos fotografiados desde cerca, sin fecha, sin lugar, sin autor de la foto y sobre todo donde no se ve a nadie echando esos productos a la basura o al césped

Tras seguir nuestra metodología para investigar estos post, no hemos podido verificar de manera independiente que esa comida, efectivamente, haya sido tirada o no por musulmanes. Sin embargo, a estos contenidos creemos que hay que ponerlos en «cuarentena» y no hay que fiarse de ellos porque no demuestran lo que dicen.

5. Publicar subtítulos que no se corresponden con las imágenes que estamos viendo

En este caso los desinformadores aprovecharon el idioma para intentar colarnos este vídeo con canciones rusas. En él, aseguran que son rumanos cantando «con lo que robo aquí me hago chalets en mi país», «con vuestras leyes lo lleváis claro» y «vuestras prisiones son hoteles para nosotros», pero no es cierto.

Este vídeo es del grupo ruso Steklovata (Стекловата en cirílico) y la canción se titula Novii god (Año nuevo en español, Новый Год en cirílico). La canción es del año 2002. Los cuatro intérpretes son rusos y no rumanos. Se llaman Sergey Dyadyun, Arthur Eremeev, Alexander Gulyev y Denis Belikin. El videoclip incluye letras en cirílico y aparece la web del grupo con el dominio .ru, propio de Rusia. El idioma rumano se escribe en alfabeto latino, no cirílico.

La letra original, que aquí puedes leer en ruso, trata sobre el Año Nuevo. En su página web colgaron un álbum de fotos del videoclip.

Como decimos, cuidado con estas cinco estrategias de los desinformadores porque son perjudiciales cuando tienen una clara intención de moldear el estado de opinión sobre distintos temas, en este caso la inmigración.