La Ley de Extranjería del año 2000 introdujo el término Menores Extranjeros No Acompañados para referirse al extranjero menor de dieciocho años no perteneciente a la Unión Europa que llega a España sin un adulto responsable de él y en riesgo de desprotección. ¿Su acrónimo? MENA.

En Maldita.es nos hemos preguntado sobre el uso de este término utilizado en la legislación española, en los medios y los políticos. ¿Deberíamos llamar MENA a los niños, niñas y jóvenes que llegan solos a España?,¿deshumaniza? ¿es peyorativo? ¿por qué?

Hemos consultado a varias fuentes especializadas, desde el ámbito de la semiótica, que estudia el significado de las palabras, hasta con los propios jóvenes que han creado la asociación de ex mena en Madrid. Esto es lo que nos han dicho:

El término MENA es «deshumanizante» y acaba «cosificando»

Desde el Defensor del Pueblo nos indican que usar el término MENA para referirse a los niños y niñas que viajan solos es deshumanizante. «Les cosifica y contribuye a quitares dignidad». Así mismo nos señalan que "son niños y niñas por encima de todo». «Están solos y lejos de sus hogares, con los peligros que ello conlleva». inciden. «Por ello, tenemos que protegerlos a ellos, no protegernos de ellos, son los más vulnerables de entre los vulnerables". 

Por su parte, desde UNICEF, (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) desaconsejan «la utilización del término MENA, ya que alimenta la cosificación de esos niños y podría utilizarse para justificar un tratamiento diferente. Es una palabra que conlleva una carga negativa evidente y que se vincula habitualmente a peligrosidad, a hechos y cifras no fidedignos. Al decir MENA contribuimos a que se olvide que estamos hablando, ante todo, de niños, niñas y adolescentes".

Desde la fundación porCausa también denuncian que "se esté abusando de un término que burocratiza y deshumaniza". "Es importante que pongamos cara y rostro a estos MENA porque al final hablamos de niños", inciden. 

Por su parte, José Elías, psicólogo sanitario, indica que este término «lo que hace es despersonalizar y poner en un grupo de personas y una masa a niños cuando éstos son únicos e irrepetibles y eso borra todo su bagaje que tienen a nivel cultural y personal».

«Es como si la propia ley y la administración hubieran conseguido crear una especie de colectivo aparte»

Lourdes Reyzábal, presidenta de la Fundación Raíces, oenegé que lleva trabajando con niños y adolescentes desde 1996, indica que «al utilizar el término se consigue despojar de la condición de infancia a estos niños, resaltando su condición de extranjeros». «A eso se une la nefasta connotación que tiene el término y la cantidad de titulares y proyectos que se han diseñado en torno a ellos», señala.

«Es como si la propia ley y la administración hubieran conseguido crear una especie de colectivo aparte de todos los niños y niñas que se encuentran en el territorio español«. A su juicio, al crearse leyes específicas para ellos, programas y centros de protección, «toda la sociedad considera que no son niños y niñas como el resto de niños que están en desamparo».

«Tras su uso subyace la incapacidad de explicar la realidad y haberse rendido al lenguaje administrativo»

Héctor Fouce, director del grupo de investigación Semiótica, comunicación y cultura, de la Universidad Complutense de Madrid, nos indica que tras el uso del término MENA subyace la incapacidad de explicar la realidad de lo que pasa y de haberse rendido «al lenguaje del poder», el lenguaje administrativo.

"MENA te obliga a encasillar a la gente, un encasillamiento que no has hecho tú". «Todas las formas de referirse a la gente en términos administrativos te convierte, cuanto menos, en un número».

«Si no aparece el término 'niño' está justificado insultar o juzgar a unos chavales porque son MENA…no porque sean niños»

Ismail de 20 años, de la Asociación de exmena Madrid, indica a Maldita.es que han decidido reapropiarse del concepto con el objetivo de darse a conocer y generar denuncia social. «Queremos usar el término para ayudar a los jóvenes tanto MENA como exmena que están trabajando, para los que están haciendo prácticas, para los que se buscan la vida…», recalca. 

«Mi reflexión a ese término es que si no aparece el término niño está justificado insultar o juzgar a unos chavales porque son MENA…no porque sean niños».

Según cuenta, el fin de la asociación es explicar el concepto y contar de dónde vienen estos menores, qué hacen y qué ilusiones traen, «además de enseñar a la gente cómo trata el sistema a este grupo de personas». 

«Las siglas no deberían de tener ningún componente negativo o positivo»

Para Carmen Molina, de UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), el término MENA corresponde a siglas que no deberían de tener "ningún componente negativo o positivo", pero que dependiendo del contexto pueden cosificar a los niños y jóvenes.

Desde el ámbito de la psicología Antonio S. Gómez, psicólogo sanitario especializado en terapia cognitiva, indica que el término MENA es en sí una descripción objetiva. "No es problema siempre y cuando no atribuyas características negativas. El error sería decir que como ha habido unos chicos que han cometido algunos delitos, todos los MENA , en general, son delincuentes". 

«El debate no debería de ser terminológico sino de respuestas»

Para Gemma Pinyol ,de la Universidad Pompeu Fabra y experta en migraciones, MENA era un término que aclaraba conceptos muy específicos a la hora de hablar de políticas migratorias. 

«Esto no era un término que tuviera un elemento peyorativo, los medios lo han normalizado sin explicar bien qué supone y la terminología se ha pervertido», señala.

La experta incide en que el debate no debería de ser terminológico sino de respuestas: «Que el debate sea ese y no qué tipo de políticas y acciones debe de hacerse para garantizar que se respeten sus derechos es una sensación de que no estamos apuntando bien», concluye.

*Foto: Pablo Tosco, Oxfam Intermón | Una clase de castellano impartido por la organización Prodein, Melilla, para jóvenes extranjeros migrantes.