"Se reportan al menos siete incidentes que involucran armas blancas en la Ciudad Autónoma de Ceuta esta noche, cinco de ellos con víctimas mujeres", afirma un tuit y una cadena que circulan por redes sociales desde la madrugada del 18 de mayo. En estos también se afirma que "la policía recibe órdenes de no actuar". Es un bulo: la Policía dice que no tiene constancia de ninguna agresión con arma blanca desde la entrada de miles de inmigrantes a Ceuta por la frontera con Marruecos.

Además, la cuenta que difundió este bulo en la madrugada del martes 18 cambió su nombre de usuario (handle) varias veces, como hemos podido comprobar haciendo una búsqueda avanzada en Twitter. Escribió con el nombre de usuario @CeutaAlerta pero también con el handle @SpicyVelass y en varias ocasiones admitió que las publicaciones contenían información inventada.

La Policía afirma que no tiene constancia de agresiones con arma blanca y niega que se les haya ordenado no actuar

El tuit fue difundido en la noche del 18 de mayo a la 1:24 de la madrugada por una cuenta que se hacía llamar "Ceuta Alerta". Este mensaje saltó después a otras redes como Telegram en forma de cadena o a foros como Burbuja Info. Sin embargo, desde la Policía Nacional de Ceuta afirman que "no hay denuncias" de agresiones con arma blanca y aseguran que no tienen "constancia de siete agresiones ni de ninguna". También, explican que, antes de la llegada de los inmigrantes a la ciudad autónoma, se produjo una puñalada "entre dos españoles ceutíes" y aseguran que "no tiene nada que ver" con la llegada de inmigrantes.

Además, en el mensaje que circula por redes sociales se afirma que "la policía recibe órdenes de no actuar", pero desde este cuerpo niegan que se les haya ordenado no actuar.

La cuenta que difundió esta alerta falsa se cambió el nombre varias veces durante la noche del 17 al 18 de mayo

Como decimos, esta alerta fue difundida inicialmente en Twitter por una cuenta que se hacía llamar "Ceuta Alerta" durante la noche del 17 de mayo. La primera interacción que hay en Twitter con un usuario con el nombre @CeutaAlerta es a la 1:32am del 18 de mayo, como se puede ver haciendo una búsqueda avanzada en Twitter, que permite saber qué handle utilizan a lo largo del tiempo los usuarios de la red social. Entre los resultados, vemos que varios usuarios responden a tuits publicados por esta cuenta, y que en el mismo día aparecen otros nombres de usuario como "@SpicyVelitas".

Una hora después, dejan de aparecer interacciones a la cuenta @CeutaAlerta en Twitter. A la mañana siguiente, su nombre de usuario había cambiado a "@SpicyVelass" y en el propio perfil se admite el cambio de nombre: "pero por qué me seguís retuiteando si ya no soy Ceuta Alerta".

En una cadena que circuló por Telegram con este mismo mensaje aparecía enlazado el tuit original de @CeutaAlerta. En el enlace de la cadena se ve que el tuit original fue publicado desde la cuenta @CeutaAlerta. Durante la mañana del 18 de mayo al pinchar en el enlace ya se veía este tuit con el nombre y el handle cambiado a @SpicyVelass. Ahora al pinchar en el enlace, el tuit aparece como que "no está disponible".

Actualmente tanto la cuenta @CeutaAlerta como @SpicyVelass no existen, pero sí la cuenta @SpicyVelitas, que como os contamos es otro de los handle que utilizó el mismo usuario. Esta última, que lleva activa desde octubre de 2020 y que se describe como "payaso a tiempo parcial" en su biografía de Twitter, está protegida y solo pueden ver sus tuits los seguidores aprobados por el usuario. Además, tanto la cuenta @CeutaAlerta como @SpicyVelitas coincidían en el nombre (lo que aparece antes del handle) que era "Vel Ass".

Esta cuenta la misma que difundió el bulo de la imagen de un coche ardiendo como si hubiera sucedido el 17 de mayo en Ceuta a manos de inmigrantes.

Os hemos hablado de la campaña de desinformación en Twitter la noche del 17 de mayo sobre la situación en Ceuta. En pocas horas varios usuarios difundieron contenido falso y posteriormente reconocieron que los contenidos que habían publicado contienen cifras y acusaciones inventadas o se toman a risa el hecho de que las desinformaciones calen en la ciudadanía, entre los que estaba el usuario que publicó esta alerta falsa.