Nos habéis preguntado por esta composición de fotos en las que se ve a una niña herida llevada en brazos por tres hombres distintos y acompañada de la frase «las mentiras de las ONG… por ejemplo, no dejan de bombardear constantemente a la misma niña». Esta imagen también se ha movido en otros países indicando que la misma niña aparece en «tres ataques químicos». [En trois attaques chimiques, c’est toujours la même petite]

Esas tres fotos no corresponden a tres ataques distintos. Lo cierto es que esta niña había sido rescatada entre los escombros y pasó de unos brazos a otros cuando se tomaron estas imágenes tras un bombardeo en la ciudad siria de Alepo, el 27 de agosto de 2016. Estas tres fotos fueron tomadas por el fotoperiodista Ameer al-Halabi, quien colaboraba con la agencia de noticias francesa Associated Frances Presse.

Hemos rastreado en la web y, a través de búsqueda inversa, hemos encontrado una foto también suya en la que se ve cómo la niña pasa de los brazos del hombre del caso blanco al hombre de cuadros.

Desde el servicio de verificación francés de la agencia, Factuel, que también han desmentido este contenido, indican que el fotoperiodista envió 16 imágenes a la agencia. Todas ellas fueron tomadas con un espacio de tiempo de 1’12», segun los metadatos. En esa galería de fotos también se ve a la misma niña pasar de un brazo a otro con tres hombres diferentes.

No fue el único fotoperiodista presente en este rescate: Abdalrhman Ismail para Reuters también retrató a la pequeña. En los datos que acompañan a la foto se lee: «El hombre lleva a una niña que sobrevivió a los ataques aéreos dobles en el barrio rebelde de Bab al Nairab, Alepo, Siria, el 27 de agosto de 2016».

Todos estos medios contaron los hechos en el que 15 mujeres y niños murieron tras un bombardeo en el vecindario de Al-Maadi.

Por otro lado, Al Jaazera publicó un video al día siguiente de los hechos en el que aparecen los tres hombres del collage: el hombre del casco blanco, el de camisa de cuadros y el de traje amarillo.

Además, si comparamos la imagen del hombre de amarillo con el vídeo, vemos como la fachada del edificio sí coincide.

Por lo tanto, no es cierto que «no dejen de bombardear constantemente a la misma niña» o que sean «tres ataques» diferentes. Se trata del mismo bombardeo y la niña pasaba de unos brazos a otros.