Nos habéis preguntado sobre un contenido publicado en 2015 por ABC y Mediterráneo Digital con este titular: «Una pareja paquistaní cobraba 10.000 euros al mes en ayudas sociales». Además, Periodista Digital acaba de publicar este contenido con fecha actual, 16 de mayo de 2019.

Hemos investigado sobre él y se trata de un caso de estafa cometido en el País Vasco en 2015 donde estaban involucradas supuestamente una treintena de personas. Es decir, los 10.000 euros mensuales que supuestamente recibieron los perceptores de origen paquistaní no los obtuvieron por la vía legal del Servicio de Empleo Vasco (Lanbide). Os explicamos lo que sabemos:

Es un caso de estafa detectado en 2015

Se trata de un caso de estafa detectado en 2015 y publicado por el periódico vasco El Correo: «Lanbide pagó 395.000 euros a un paquistaní y a su mujer por las diez RGI que cobraba».

La pieza publicada en papel por el medio vasco indica que «se detuvo a ciudadano paquistaní junto a su mujer en un operativo de la Ertzaintza contra el fraude en las ayudas sociales» y, según el cálculo que realizó El Correo, «ingresaban el día 30 de cada mes alrededor de 10.000 euros».

Después, el medio ABC y la web Mediterráneo Digital replicaron dicho contenido titulando «una pareja paquistaní cobraba 10.000 euros al mes en ayudas sociales» sin especificar en el titular que se trataba de un caso de estafa en el País Vasco.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Álava, a la que ha
accedido Maldita.es y en la que se juzgó a cinco personas de la trama, indicó en hechos probados que «los acusados urdieron una estrategia con el fin de obtener de modo ilícito ayudas económicas públicas»

Por su parte, la Ertzaintza nos confirma que sí intervino en este caso, aunque no nos ha especificado si hubo alguna pareja que cobrase 10.000 euros mensualmente.

El caso fue detectado por Lanbide tras convocarles a «una oferta laboral ficticia»

Según recoge El Correo, este caso fue detectado por el propio Servicio de Empleo Vasco (Lanbide) cuando llamó a «una treintena de presuntos compinches» a presentarse a una oferta falsa, un curso laboral ficticio, tras detectar «falsificaciones en el padrón».

Entre esas falsificaciones los técnicos encontraron en los documentos «burdas copias de los certificados», «erratas en los textos oficiales» o » tachones sospechosos y nombres borrados con tipex».

La Audiencia Provincial de Álava consideró que los cinco hombres fueron autores de «un delito continuado de estafa agravada por un delito continuado de falsedad en documento oficial» y se les consideró autores de un delito de «pertenencia a un grupo criminal».

Se les condenó, en total, a cuatro años y medio de prisión. Dos de ellos sustituyeron sus penas por la expulsión del territorio nacional durante diez años y el resto estuvieron obligados a indemnizar a Lanbide con 180.330,44 euros.