Está circulando en Instagram un vídeo donde se puede ver a una mujer que llora junto al cuerpo de un niño que yace en el suelo desangrándose. El texto que acompaña a una publicación dice que "esta mujer salió a la calle y le dispararon a su hijo sin ninguna razón, ¿por qué existe racismo?", otras publicaciones en inglés denunciaban también el uso de las armas. Es un bulo. Se trata de una escena de una película que se estrenará en enero,"Bloody neighborhood", como ha confirmado en una publicación en Instagram uno de los actores, J'Amore Love, que además se presenta como el padre del niño.

Uno de los actores explica en Instagram que es una escena del rodaje de una película

El autor del vídeo y actor de la película, J'Amore Love (thescorpiogod en Instagram), publicó en su cuenta de Instagram en dos publicaciones diferentes que, "a pesar de que se trataba de una escena de la película, él y su equipo difundieron la escena para crear conciencia" y que el niño que aparecía herido "está vivo y bien".

Una de esas publicaciones, que incluye el vídeo, es del 9 de diciembre:

Posteriormente volvió a difundir ese mensaje, con una imagen del niño tras el rodaje de la escena, el 18 de diciembre:

Los verificadores de AFP Factual (miembros de la International Fact-Checking Network) también han desmentido el vídeo, como recogen en este artículo y encontraron la captura de una supuesta publicación previa del actor en una página de memes donde presuntamente decía: "¡Que se jodan todos los que reporten esto!Rip devaughn. Republicad en vuestra página para que no puedan pararlo. Fue borrado con 500k". Esta captura habría sido tomada de un foro de Reddit que ya no está disponible. Desde Maldita.es no sabemos si esa publicación realmente existió. Nos hemos puesto en contacto con el autor del vídeo y nos ha confirmado que "la publicación original fue eliminada".

Otra escena de un rodaje viralizada como real

Esta no es la primera ocasión en la que se viralizan como reales escenas de una película. En Maldita.es ya hemos desmentido otros casos como el ataque a un coche de policía en Marsella que se trataba del rodaje de Bac Nord, un vídeo sobre canibalismo que correspondía al filme Omambala, la lapidación de una mujer que aparecía en la película La lapidación de Soraya M, o un documental sobre el éxodo griego de 1922 que se difundió como si fuera un montaje de las ONG.