Cuando hablamos sobre desinformación sobre inmigración, es habitual encontrarse con bulos que acusan a inmigrantes de cometer actos violentos o incívicos. Con la pandemia de la COVID-19 además se han extendido los bulos que les acusan de propagar voluntariamente el virus. Este es el caso de un vídeo que se ha difundido por varias redes sociales en el que se ve a policía entrar en dos vagones de metro y sacar violentamente a varios pasajeros, y que se ha difundido con mensajes como "Metro de París. Magrebíes sin mascarilla y tosiendo a la gente en el rostro" o "musulmanes sin mascarillas han estado escupiendo a los otros pasajeros. Mirad cómo se las gastan los policías". Sin embargo, ni es en París, ni tiene que ver con inmigrantes, es un vídeo grabado en Rumanía y las personas a las que está persiguiendo la policía son ultras de un equipo de fútbol. 

El vídeo está grabado en un metro en Bucarest 

En estas imágenes se ve como un grupo amplio de policía con cascos desciende por las escaleras que dan paso a un andén de metro y se introducen en algunos de los vagones para perseguir a varios pasajeros a los que expulsan del tren con violencia. Este vídeo empezó difundiéndose afirmando que era policía en París persiguiendo a quien no usara mascarilla. Poco después comenzó a compartirse con mensajes que aseguraban que esos pasajeros a los que la policía agredía eran musulmanes o magrebíes que estaban escupiendo al resto de pasajeros con mensajes como "metro de París, magrebíes sin mascarilla y tosiendo a la gente en el rostro. La Policía los convence de modo sutil de que hay que cumplir las normas". 

Sin embargo, no ha sucedido en París ni esta violenta detención tiene que ver con magrebíes o musulmanes escupiendo a la gente en los vagones. A partir de una búsqueda inversa de algunas de las capturas de este vídeo, se pueden encontrar publicaciones de medios rumanos que sitúan este suceso en la estación de metro de Bucarest (Rumanía) el 2 de octubre de 2020. Además, comparando el vídeo con la imagen que aparece en la cabecera de la web de la página web oficial del metro de Bucarest se puede ver que coinciden detalles en las puertas o de los laterales de los vagones. 

Los detenidos son ultras de un equipo de fútbol, según la gendarmería rumana 

Entre los medios de comunicación que publicaron este vídeo, está Newsweek, que afirma que ese día se jugaba el partido entre los equipos Dynamo II y CSA Steaua Bucarest en la capital rumana, "varios simpatizantes del equipo de fútbol CSA Steaua fueron expulsados ​​por la fuerza por los gendarmes de una línea de metro, y los que se oponían fueron empujados y arrastrados a la plataforma".

Además, en un comunicado publicado a través de Facebook de la Dirección General de Gendarmes de Bucarest se afirma que las detenciones que se ven en el vídeo tuvieron lugar en la estación de metro Ștefan cel Mare. En este comunicado aseguran que los hechos sucedieron "alrededor de las 15.00 horas cerca del estadio Dinamo" y explican que se reunieron dos grupos de aficionados, un grupo de unos 60 aficionados del Dinamo y un grupo de unos 100 aficionados del Steaua. Además, afirman que cuando reconducían a los aficionados en el metro, "dos gendarmes fueron golpeados, requiriendo intervención para inmovilizar y detener a los agresores". También se señala que se detuvo a unas 30 personas a raíz de este conflicto y no como consecuencia de que magrebíes o musulmanes escupieran a los pasajeros, como afirman los mensajes que ahora se difunden con el vídeo.