Se está difundiendo un mensaje que afirma que "ha habido un motín" en el Hospital Virgen de la Caridad en Cartagena por parte de "41 inmigrantes positivos" en COVID-19 y que han intentado fugarse. En este contenido se afirma que las personas inmigrantes amenazaron con "pegar fuego a la habitación". No hay pruebas: la Policía Nacional niega que hubiera un motín y afirma que "no hubo tentativa de fuga", pero sí "una situación de nerviosismo" porque los internos no entendían al personal del hospital. El hospital afirma que los contenidos que afirman que hubo un motín "son un bulo total y absoluto" y asegura que "nadie intentó fugarse".

Según explica el Hospital, el 28 de julio acudieron policías al centro con un traductor porque un hombre que no entendía español se puso a dar golpes en la puerta, pero que no hay ningún desperfecto. También la Policía Nacional indica que "lo que se hizo fue conseguir un traductor". Desde el Ayuntamiento de Cartagena, de quien depende la Policía Local, aseguran no tener constancia de un suceso similar.

Claves: 

  • La Policía niega que hubiera un motín y asegura que "no hubo tentativa de fuga", pero sí "una situación de nerviosismo" por las barreras en el idioma. El Ayuntamiento de Cartagena afirma no tener constancia de un motín.
  • El Hospital señala que los contenidos sobre un motín "son un bulo total y absoluto" y asegura que "nadie intentó fugarse"
  • El Hospital indica que el 28 de julio uno de los pacientes ingresados se puso nervioso por no entender el idioma y acudió la Policía con un intérprete. Además afirman que no hubo desperfectos y que los pacientes no tienen mecheros, como afirman los contenidos que se difunden.

La Policía Nacional afirma que "nadie se intentó ir" y niega que hubiera un motín

Esta cadena que circula por WhatsApp y por la que nos habéis preguntado afirma que ha habido un motín en el Hospital Virgen de la Caridad provocado por 41 inmigrantes que trataban de huir, pero no afirma cuándo sucedió el supuesto motín. Esta cadena afirma que la policía tuvo que acudir y que las personas que supuestamente hicieron el motín llevaban mecheros y amenazaron "con pegar fuego a la habitación".

Desde la Policía Nacional aseguran a Maldita.es que el 28 de julio se produjo "una situación de nerviosismo" entre los pacientes ingresados en el Hospital Virgen de la Caridad por un problema en la comunicación y que no se produjo un motín ni ninguna agresión. Además, señalan que "no hubo tentativa de fuga, nadie se intentó ir". Desde el Ayuntamiento de Cartagena, de quien depende la Policía Local, afirman no tener constancia de ese supuesto motín. 

Desde la Consejería de Salud de Murcia afirman a Maldita.es que en ese hospital sí que hay personas inmigrantes  positivas en coronavirus ingresadas y señalan que son 32 personas inmigrantes en total y no 41 como afirma el mensaje que se está difundiendo.

Desde el Hospital Virgen de la Caridad niegan que hubiera un motín y que se produjeran desperfectos en el centro

Desde el Hospital Virgen de la Caridad afirman a Maldita.es que los contenidos que aseguran que hubo un motín en el centro "son un bulo total y absoluto" e indican que "nadie intentó fugarse". Tras la difusión de este contenido, el Hospital Virgen de la Caridad difundió un comunicado en el que manifestaban "su rechazo a tales publicaciones" y afirmaban que el día 28 de julio la policía había acudido al centro poniendo a disposición "servicios de interpretación para que la comunicación con algunos de los pacientes recluidos en la planta médica donde están los pacientes Covid 19 positivos haya sido más fluida". 

Desde el Hospital afirman a Maldita.es que el día 28 de julio un hombre inmigrante que no hablaba español se puso nervioso y comenzó a dar golpes en la puerta. Según aseguran desde el hospital Virgen de la Caridad antes de que esto sucediera, en el centro había dos policías que fueron quienes llamaron a otra patrulla para que acudiera con un traductor para poder comunicarse con el hombre extranjero. Desde Policía Nacional también explican a Maldita.es que los internos tenían problemas para comunicarse y que "lo que se hizo fue conseguir un traductor".

Además, desde el Hospital niegan que se produjera ningún desperfecto y niegan que las personas que están ingresadas tengan "mecheros", como afirma el mensaje que se difunde, ya que según aseguran desde el centro a los ingresados con COVID-19 no se les dejan sus pertenencias.