Este video se está viralizando por nuestras redes. En él un hombre cuenta cómo tras llegar de trabajar se encuentra con botes de judías verdes y alubias blancas, del Programa de Ayuda Alimentaria 2018, al lado de la basura.

A raíz de esta escena usuarios en redes han asegurado que "es lamentable que se les dé comida supuestamente a inmigrantes ilegales Cáritas que a una persona muy cercana a mí que se la negaron por tener casa propia y están en el paro y esta gente la tira a la basura. Esa comida la pagamos los [españoles] pero no tenemos derecho, sólo obligaciones". Sin embargo, no hay pruebas de que estos botes de judías blancas y verdes los hayan tirado "inmigrantes".

En el vídeo, la persona que lo ha grabado no dice quién ha podido dejar estos botes al lado de la basura, no ubica el lugar donde ocurren los hechos ni tampoco la fecha exacta en la que está grabándose la escena. Y, sobre todo, no se ve a nadie echando esos productos a la basura. (Aquí puedes ver el vídeo)

Sabemos que esa comida sí puede corresponder a alimentos aportados por entidades beneficiarias, al tener la etiqueta del Fondo de Ayuda Europea para los Más Necesitados (FEAD), pero eso no demuestra que los hayan tirado personas "inmigrantes".

Tampoco demuestra que quienes se hayan encargado de distribuir o no estos botes de alimentos sean de Cáritas. Según el Ministerio de Agricultura, en 2018 se entregaron "en todas las provincias de España, un 50 % de los alimentos a los Bancos de Alimentos y el restante 50 % a los centros provinciales de Cruz Roja" y desde aquí se distribuyeron "entre más de 5.600 organizaciones asociadas de reparto".

Hemos preguntado a Cáritas sobre este asunto e indican que "los criterios para entregar alimentos no son si tienen o no tienen casa. El hecho de tener casa no es excluye", señalan. "Según nuestro criterio de ayuda, se valora si tiene empleo digno, de calidad y decente. Si puede hacer frente a los gastos que la vivienda genera. Y si tiene acceso a la ropa y a los libros", indican. "No valoramos ningún otro factor: ni cuestiones políticas, religiosas ni de etnia", explican. Y añaden que si hay personas que consideran que no han recibido el trato que pensaban que se pongan en conocimiento con el despacho de la localidad en la que vivan.

No es la primera vez que se mueven vídeos y fotos tomadas de cerca que han acusado a "inmigrantes", "moros" y "musulmanes" de tirar comida a la basura. Como decimos, el vídeo grabado no aporta pruebas: ni lugar, ni fecha. Y no se ve a nadie tirando los productos.Una vez más, nos la están intentando colar sin pruebas.