Nos estáis preguntando por esta bofetada que da un sanitario a un supuesto paciente «ilegal». El mensaje se mueve con los mensajes de «Cuando un #inmigrante ilegal te exige. Te falta el respeto. Te insulta» y también con la frase de «Vean a un profesional recetando ibuprofeno a un inmigrante, con más profesionales como este acabábamos con las listas de espera».

Se trata de un vídeo grabado en Brasil. Los hechos ocurrieron el pasado domingo 18 de agosto en un centro de salud del estado de Paraná. Además, no hay pruebas de que el supuesto paciente sea un «inmigrante ilegal» en el país.

Sucedió en un centro de salud brasileño el pasado 18 de agosto

Esta grabación es real, sucedió en Brasil el pasado domingo 18 de agosto a las 22:45 en un centro de atención hospitalaria, conocida como Unidade de Pronto Atendimento (UPA), ubicado en la ciudad de Londrina, en el estado de Paraná, Brasil.

En las imágenes se ve como un hombre con una bata blanca se acerca a un hombre con el brazo vendado y le asesta una bofetada frente al resto de pacientes. En el vídeo se puede visualizar las siglas de UPA en la bata blanca del hombre. Tal y como publican medios del país, Globo o Folha, el agresor sería un técnico de enfermería que estaba tratando de evitar un posible robo que estaba llevando a cabo el supuesto paciente del vídeo.

Con respecto al supuesto paciente, según el medio brasileño Folha, sería un trabajador de la construcción que se había roto el brazo tras caerse de una escalera. En este caso, no hay pruebas de que éste sea un «inmigrante ilegal» en el país.

Además, este vídeo solo correspondería a una primera parte de lo sucedido ya que algunos facultativos siguieron supuestamente agrediendo al paciente en una habitación contigua, tal y como publica o Globo.

El alcalde de la ciudad solicitó el despido del sanitario

A la mañana siguiente de lo sucedido, el 19 de agosto, Marcelo Belinati el alcalde de esta ciudad brasileña, indicó en su perfil de Facebook que había solicitado la expulsión del facultativo. Además, añadió que «independientemente de lo que haya ocurrido anteriormente […] nada justifica la violencia».

Por lo tanto, este vídeo fue vídeo grabado en Brasil el pasado domingo 18 de agosto en un centro de salud del estado de Paraná y no hay pruebas de que el supuesto paciente sea un «inmigrante ilegal» en el país.