maldita logo cuadrado VOLVER A MALDITA
Síguenos en:
HAZTE MALDITO

MENÚ

¿Qué sabemos del vídeo en el que una mujer lanza objetos y orina en una frutería?

Publicado miércoles, 1 diciembre 2021
Comparte
Categorías
Migración / Racismo
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Hablar con la fuente involucrada

Durante los últimos días se ha viralizado un vídeo en el que se ve a una mujer dentro de un establecimiento gritando y arrojando todo tipo de objetos. Según se escucha en la grabación, esta persona pide salir de la frutería en la que se encuentra, pero las puertas permanecen cerradas. En un momento del vídeo, la mujer comienza a orinar en el propio local. 

El contenido se ha compartido a través de Twitter, Facebook y en canales de mensajería en grupos de Telegram con mensajes como "una africana es descubierta intentando robar en una frutería" o "mujer negra es pillada robando y reacciona destrozando el supermercado y acusando de racismo a todo el mundo". Algunas de las publicaciones alcanzan los más de 2.000 retuits y 4.000 favoritos y, según se afirma en ellas, el origen del conflicto es que la mujer “fue descubierta intentando robar en la frutería” y que fue entonces cuando “el empleado cerró la tienda con ella dentro hasta la llegada de la policía”. “La mujer enloquece, amenaza, y hasta se orina en el suelo para acabar usando el comodín estrella del racismo”, añaden los mensajes.

La mujer no intentó robar, según afirma el empleado de la frutería, y a 1 de diciembre no hay interpuestas denuncias

Tal y como hemos podido comprobar, el suceso ocurrió el 26 de noviembre en Vitoria, concretamente en la frutería Lacalle - Frutategia, ubicada entre la calle Reyes de Navarra y la calle Reyes Católicos. Según vemos en Google Maps y en fotografías publicadas del establecimiento, los elementos coinciden con los que aparecen en el vídeo viral. 

A la izquierda, la imagen publicada en Google de la frutería. A la derecha, capturas del vídeo viral.

Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con la frutería en la que sucedió la escena que aparece en el vídeo. Según afirma el empleado y responsable en ese momento del establecimiento, el episodio comenzó cuando la mujer entró en la tienda "ya muy alterada". "Llegó alzándole la voz a su hija y gritando. Yo le pedí que se calmara, pero no lo hizo. Entonces, escupió a una clienta y sucedió lo que se ve en el vídeo", relata.

En todo caso, a diferencia de lo que afirman todas las publicaciones en redes sociales, desde este comercio aclaran que la mujer no intentó robar en la frutería. Según afirma el empleado (que aparece en la grabación viral tratando de calmar a la protagonista), decidió cerrar las puertas del local hasta que acudieran los servicios sanitarios y autoridades policiales para que la mujer no saliera a la calle “en ese estado de alteración”. Sobre la grabación, explica que la realizó otro cliente que se encontraba en la tienda para "tener una prueba en caso de que ocurriera algo grave", pero recalca que su intención no era que se viralizara o se difundiera en redes sociales.

A la llamada del empleado acudieron, según nos dicen desde la frutería Lacalle, una patrulla de la Ertzaintza y una de Policía Local de Vitoria, al igual que se requirió asistencia sanitaria para la mujer. Consultados por ello, desde el Ayuntamiento de Vitoria indican a Maldita.es que, en efecto, el pasado 26 de noviembre se produjo una intervención por parte de las autoridades municipales en la mencionada frutería. Según nos cuentan, a petición de los servicios médicos, se trasladó a esta mujer al Hospital Universitario de Araba - Santiago Apóstol, pero posteriormente no se ha producido ninguna detención ni se ha presentado ningún tipo de denuncia por el suceso. 

También la Ertzaintza asegura a Maldita.es que no se ha presentado ninguna denuncia al respecto ante sus dependencias policiales. 

Consultado por la posibilidad de denuncia, el empleado de la frutería asegura que, por el momento, a 1 de diciembre, no ha interpuesto ninguna denuncia, aunque no descarta hacerlo. Sin embargo, indica que, en caso de hacerlo, lo haría por agresión y no por robo, algo que, como asegura, no sucedió.