El bulo de los musulmanes rezando en "el aeropuerto de Gatwick" no es Londres, es EE.UU.